NO PEDIREMOS PERDÓN POR NUESTRA HISTORIA

Podemos ha presentado una proposición no de Ley ante el Congreso exigiendo que España pida perdón por los supuestos crímenes «esclavistas y colonialistas» que, a su juicio, ha cometido. Piden, entre otras cosas más, dos monumentos a las «víctimas» y cambios en el callejero. Ver para creer.

 

En el fondo no lo pueden evitar, está en su naturaleza. La izquierda odia la Cruz y odia a España, y por eso hace lo que hace. Abandonada la lucha de clases porque el discurso ya no se lo cree nadie más que cuatro universitarios porreros que no han trabajado en su puñetera vida, hace tiempo que cambió el campo de batalla. De un tiempo a esta parte se dedican a darnos la murga con otras monsergas, léase feminismo, homosexualismo (sí, ya saben, eso de las siglas que cada año suman más), un supuesto antirracismo, desmemoria histórica, laicismo, aborto… La izquierda es a occidente lo que las termitas a la madera; la cuestión es seguir ejerciendo una labor corrosiva que socave los cimientos de la civilización cristiana, esto es: la familia, las patrias y la religión. Y a fe que lo están consiguiendo. Ah, la izquierda, siempre al servicio del amo mundialista y del capitalismo, y todavía se las dan de defensores del obrero y del desfavorecido, de la democracia y la libertad. ¿Acaso ha conocido el mundo peor tiranía que la izquierdista?

Resulta que Podemos ha presentado una Proposición no de Ley que incluye, entre otras cosas, las siguientes perlas:

  • Erigir un monumento a las víctimas de la esclavitud hispánica y otro a las víctimas del colonialismo en Guinea Ecuatorial.
  • Crear un Instituto de Cultura Afrodescendiente no tutelado por el Ministerio de Cultura.
  • Reconocimiento de la participación española en crímenes esclavistas y colonialistas y una petición de perdón por parte del Estado a las víctimas y sus descendientes.
Soldados Guardia Colonial - Guinea Española
Soldados de la Guardia Colonial guineana.

Quien quiera puede leer aquí el documento completo. Aquí, para no extendernos, les añadimos a lo anterior que sus ofendidas señorías afrodescendientes no quieren que la policía les identifique (policía a la que acusan de cometer violencia por motivos raciales contra su «comunidad»), piden poder cambiarse de nombre por uno no hispano, cambios en el callejero y que las empresas les contraten por ser negros (y negras, no se piense que aquí discriminamos, no) en lugar de por su valía. No, no es broma.

La primera cosa que no se alcanza a comprender es qué hacen estas personas en un país tan increíblemente vil y cruel. La segunda es que, estando aquí, vengan a exigir. Oigan, si no les gusta España, ¡ya saben!

 

Jemeres Rojos
Víctimas de los Jemeres Rojos. He aquí una demostración de tolerancia, libertad y democracia comunista. ¿Pedirá perdón Podemos por estos crímenes, aunque el partido ni existía?

La historia de España tiene luces y sombras, como la de cualquiera, pero sólo faltaría que hubiera que pedir perdón por unos supuestos actos (que no concretan) cometidos cuando los jetas estos que presentan la Proposición ni siquiera habían nacido. Anda ya, ¡cuentistas! Será que no tenemos problemas graves en España como para preocuparnos de estas gilipolleces; pero así funciona la izquierda, cualquier cosa menos dedicarse a solucionar los problemas reales de la gente. Ideología, ideología y más ideología. Que si Franco, que si la Inquisición, que si el racismo… Ya basta. Y vale ya también de la cantinela del racismo, siempre con el victimismo por bandera; la culpa siempre es de otro, ¿no? Eso significa, en la práctica, que uno nunca hace nada mal, que todos los males propios son por responsabilidad ajena. ¿No les suena igualito que lo de los plastas del «prusés»? Hipócritas. Menos llorar y más esforzarse.

Tampoco deja de resultar curioso que un partido comunista como Podemos no se plantee pedir perdón por las víctimas del comunismo, ya saben, el asuntillo ese de los 100 millones de muertos (¡y muertas, sí!) a manos de sus criminales regímenes que, estos sí, producían víctimas (¿y víctimos) en cantidades industriales. ¡Ay, la memoria selectiva! Pero claro, ¿qué culpa tiene Pablito Iglesias de las salvajadas de Stalin, Mao o Pol Pot, por poner algunos ejemplos? A él, que está tan tranquilo en su chalet y conspirando con el comunista capitalista Roures, no podemos culparle, ¿verdad? Pues eso. Pidan perdón ustedes, señores podemitas, aplicándose su propia y absurda teoría, que la mejor manera de predicar es con el ejemplo. Y sobre todo lean, que así es como se cura lo suyo.

No, no debemos pedir perdón y somos todavía muchos, sí, muchos, los que admiramos la obra y la trayectoria histórica de España. Los que no lo hagan, allá ellos, pero que no pretendan que nos avergoncemos.

2 comentarios en “NO PEDIREMOS PERDÓN POR NUESTRA HISTORIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s