INMIGRACIÓN Y DELINCUENCIA

En su edición de ayer, El Periódico de Cataluña publicó una ¿noticia? según la cual no se puede establecer una relación entre inmigración y delincuencia. En opinión de un servidor, la firmante del artículo, noticia o lo que sea eso debería haberse esforzado un poco más en su argumentación.

Según la periodista, «son varios los estudios científicos que han tratado de medir si hay correlación entre inmigración y delincuencia. Y todos han llegado a la misma conclusión: esa relación causal no existe». En primer lugar, estaría bien conocer cuáles son esos supuestos estudios, pues la autora de la publicación sólo cita uno, de la Universidad Carlos III de Madrid, del año 2012. Muy vago.

«En cuanto a la población reclusa, la mayoría de quienes habitan las cárceles españolas son del país: solo el 28,1% tiene otra nacionalidad», afirma la periodista. Vaya, ¡qué sorpresa! Jamás hubiéramos pensado que en las cárceles españolas hubiera más españoles que otra cosa. Probablemente se dé el mismo caso en la cola del paro o en la del supermercado. Ay, estos españoles, mala gente; están en todos lados, incluso en España. Vamos a ver, que en España la mayoría de la población reclusa sea española es lo normal. Insistimos: LO NORMAL. Lo raro es que las cárceles españolas sean lo más parecido que pueda haber a una convención de la ONU, y lo son. A la redactora, ese supuesto 28% (que el que les escribe no se cree, ni mucho menos) le parece poco. Envidiamos su visión optimista y progresista de la vida, debe usted ver siempre el vaso medio lleno, pero si tenemos en cuenta que la población extranjera en España ronda el 10%, un 28% de presos supone, porcentualmente, que los inmigrantes sí cometen muchos más delitos que los españoles.

Ladrones Barcelona
Unos jóvenes que han venido a pagarnos las pensiones, “trabajando”.

Otro de los argumentos, por decirlo así, en su defensa de la inmigración, es que muchos de los delincuentes extranjeros detenidos en España no viven aquí, sino que simplemente se les arresta de paso o vienen, roban, violan o lo que sea y se vuelven a sus países de origen. Vaya, esto es reconfortante, ahora nos quedamos todos mucho más tranquilos. Que poca decencia y sentido de país de estos golfos extranjeros, que vienen a robar y no tienen ni la decencia de pagar un alquiler en el Eixample o en Moncloa. Una vergüenza. A ver si se animan y dan el paso de establecerse aquí. En Barcelona, pueden pasar por el ayuntamiento y preguntar por la señora Colau para pedir ayuda.

Otros factores como el desempleo, afirma la juntaletras, son más determinantes en las tasas delincuenciales que no la nacionalidad. Vamos a ver. Evidentemente tiene más opciones de acabar delinquiendo el que no tiene recursos que el que sí los tiene, y por supuesto que mucha gente emigra para tener una vida mejor, cosa respetable. Pero eso no quita que muchos, pero muchos inmigrantes, vengan deliberadamente a delinquir o, en el mejor de los casos, a sabiendas de que recibirán ayudas sociales. ¿Por qué debemos soportar un 10, 20, 25 o 30 por ciento de sinvergüenzas? ¡Ni un cinco! ¿Acaso es poco? Como si no tuviéramos bastante con la chusma de aquí, para traerla además de importación. Anda ya. Blanco, negro, amarillo, marrón, verde o azul, cristiano, budista o musulmán, el que viene a delinquir debe ser encerrado y posteriormente expulsado. Sería lo lógico. Punto.

La autora de la “noticia” también alude a la alarma social existente en Barcelona, apuntando que «el aumento de la criminalidad en ciudades como Barcelona está agitando un discurso xenófobo que a menudo vincula inmigración y delincuencia». A ver, señora, ¡es que este aumento de la criminalidad es fundamentalmente obra de delincuentes extranjeros! Es decir, la asociación de ideas o la relación causa-efecto no es culpa de los españoles, al menos en este caso, ¡es que es verdad que la mayoría de los delitos que están causando esta alarma en la ciudad condal son cometidos por extranjeros! Usted, señora periodista, alude a no se sabe qué estudios científicos, pero yo le voy a dar otra fuente. El mismo diario en el que usted publica su escrito no deja publicar, día sí día también, noticias de actos delictivos cometidos por inmigrantes, y eso que a veces ocultan la nacionalidad de los delincuentes, presos como están algunos en la corrección política.

Pero lo peor de todo es el fondo del artículo, esa intencionalidad de blanqueamiento de la inmigración que delinque y de disolver esa asociación de ideas (inmigración-delincuencia) desde el principio, minimizando unos porcentajes de delincuencia que son altos en relación a los que son, y siendo incapaz de presentar datos concretos, aludiendo vagamente a unos supuestos informes científicos, ni de argumentar su posición de manera mínimamente sólida. De todos los inmigrantes que vienen a España, o a Europa, seguro que muchos, la mayoría, son honrados. Pero pretender que un porcentaje considerable de ellos no vienen aquí a parasitarnos es mentir. Debería caérsele la cara de vergüenza al comparar el número de delincuentes presos extranjeros con los españoles. ¡Es que estamos en España! ¿De dónde cree que son la mayoría de presos en Marruecos? ¡Pues marroquís!

En fin, esperemos que a la firmante de esa cosa que publicó ayer El Periódico de Cataluña no le roben si se acerca a la progre y multicultural Barcelona, como les pasó a unos periodistas de Antena 3 que vinieron a cubrir ese “supuesto” aumento de la criminalidad en la ciudad. Ver para creer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s